¿Qué es la SESEA?

La Secretaría Ejecutiva (SESEA), de conformidad a lo establecido en los artículos 24 y 25 de la Ley del Sistema Estatal Anticorrupción para el Estado de Michoacán de Ocampo, es:

  • Un organismo público descentralizado, no sectorizado
  • Tiene personalidad jurídica y patrimonio propio
  • Cuenta con autonomía técnica y de gestión
  • Funge como apoyo técnico del Comité Coordinador
  • Tiene a su cargo la administración, operación y funcionamiento de los recursos humanos, económicos y materiales que se requieran para el Sistema Estatal
  • Tiene su sede en la ciudad de Morelia, Michoacán

Misión

Fungir como órgano técnico de apoyo al Comité Coordinador del Sistema Estatal Anticorrupción, para producir los insumos y herramientas necesarias para el desempeño de sus funciones en materia anticorrupción.

Visión

Ser una institución eficaz y eficiente que contribuye desde su ámbito de competencia a la disminución de la corrupción pública, mediante el diseño, promoción, seguimiento y evaluación de políticas públicas encaminadas a la prevención, detección y sanción de faltas administrativas y hechos de corrupción, así como a la fiscalización y control de recursos públicos.

Principios Rectores

Son principios rectores que rigen el actuar de la Secretaría Ejecutiva (SESEA):

Legalidad
Significa que las personas servidoras públicas deben hacer solo aquello que las normas expresamente les confieren y en todo momento deben someter su actuación a las facultades que las leyes, reglamentos y demás disposiciones jurídicas atribuyen a su empleo, cargo o comisión, por lo que deben conocer y cumplir las disposiciones que regulan el ejercicio de sus funciones, facultades y atribuciones.
Objetividad
Las personas servidoras públicas deberán preservar el interés superior de las necesidades colectivas por encima de intereses particulares, personales o ajenos al interés general, actuando de manera neutral e imparcial en la toma de decisiones, que a su vez deberán de ser informadas en estricto apego a la legalidad.
Profesionalismo
Las personas servidoras públicas deberán conocer, actuar y cumplir con las funciones, atribuciones y comisiones encomendadas de conformidad con las leyes, reglamentos y demás disposiciones jurídicas atribuibles a su empleo, cargo o comisión, observando en todo momento disciplina, integridad y respeto, tanto a los demás personas servidoras públicas como a las y los particulares con los que llegaren a tratar.
Honradez
Las personas servidoras públicas deben conducirse con rectitud sin utilizar su empleo, cargo o comisión para obtener o pretender obtener algún beneficio, provecho o ventaja personal o a favor de terceros, ni buscar o aceptar compensaciones, prestaciones, dádivas, obsequios o regalos de cualquier persona u organización, debido a que están conscientes que ello compromete sus funciones y que el ejercicio de cualquier cargo público implica un alto sentido de austeridad y vocación de servicio.
Lealtad a la Ciudadanía
Las personas servidoras públicas deben corresponder a la confianza que el Estado les ha conferido, tendrán una vocación absoluta de servicio a la sociedad, y deberán satisfacer el interés superior de las necesidades colectivas por encima de intereses particulares, personales o ajenos al interés general y bienestar de la población.
Eficiencia
Las personas servidoras públicas actuarán conforme a una cultura de servicio orientada al logro de resultados, procurando en todo momento un mejor desempeño de sus funciones a fin de alcanzar las metas institucionales según sus responsabilidades y mediante el uso responsable y claro de los recursos públicos, eliminando cualquier ostentación discrecionalidad indebida de su aplicación.
Equidad
Las personas servidoras públicas procurarán que toda persona acceda con justicia e igualdad al uso, disfrute y beneficio de los bienes, servicios y oportunidades.
Transparencia
Las personas servidoras púbicas en el ejercicio de sus funciones privilegiarán el principio de máxima publicidad de la información pública, atendiendo con diligencia los requerimientos de acceso y proporcionando la documentación que generan, obtienen, adquieren, transforman o conserven; y en el ámbito de su competencia difunden de manera proactiva información gubernamental, como un elemento que genera valorar a la sociedad y promueve un gobierno abierto, protegiendo los datos personales que están bajo su custodia.
Economía
Las personas servidoras públicas en el ejercicio del gasto público administrarán los bienes, recursos y servicios públicos con legalidad, austeridad y disciplina, satisfaciendo los objetivos y metas a los que están destinados siendo éstos de interés social.
Integridad
Las personas servidoras públicas actuarán siempre de manera congruente con los principios que se deben observar en el desempeño de un empleo, cargo o función, convencidas den el compromiso de ajustar su conducta para que impere en su desempeño una ética que responsa al interés público y generen certeza plena de su conducta frente a todas las personas.
Competencia por Mérito
Las personas servidoras públicas deberán ser seleccionados para sus puestos de acuerdo a su habilidad profesional, capacidad y experiencia, garantizando la igualdad de oportunidad, atrayendo a los mejores candidatos para ocupar los puestos mediante procedimientos transparentes, objetivos y equitativos.
Rendición de Cuentas
Las personas servidoras públicas deberán asumir plenamente ante la sociedad y sus autoridades la responsabilidad que deriva del ejercicio de su empleo, cargo o comisión, por lo que informarán, explicarán y justificarán sus decisiones y acciones, y se sujetarán a un sistema de sanciones, así como a la evaluación y al escrutinio público de sus funciones por parte de la ciudadanía.
Disciplina
Las personas servidoras públicas desempeñarán su empleo, cargo o comisión, de manera ordenada, metódica y perseverante, con el propósito de obtener los mejores resultados en el servicio o bienes ofrecidos.